¿A quién va a defender ATA ahora: a Carrefour o a la tienda de barrio?

Los autónomos cuestionan el nombramiento de Lorenzo Amor en la CEOE

¿En qué situación queda la defensa que hace ATA de los derechos de los autónomos?

¿Son iguales los intereses de una gran empresa que los de un autónomo?

¿Están las grandes empresas intentando manipular el futuro de los autónomos?

¿Se está recortando la independencia de los autónomos a favor de las grandes empresas?

Éstas son algunas de las preguntas que se están haciendo los autónomos andaluces desde que el presidente de ATA, Lorenzo Amor fuese nombrado esta semana vicepresidente de la CEOE.

De esta manera, ATA da un paso más y definitivo en la integración con los grandes empresarios y por ende en la identificación con sus objetivos de éstos, ya que el pasado mes de enero entró a formar parte de la CEOE como miembro de pleno derecho.

Este nombramiento no ha sentado nada bien en el colectivo de autónomos, que cuestiona cómo el presidente de ATA puede colocarse en la cúpula de una organización que representa los intereses de las grandes empresas, que son radicalmente opuestos a los de los autónomos . En este sentido, fuentes del colectivo afirman que es imposible ser juez y parte, preguntándose a quién va a defender ahora Lorenzo Amor, a las grandes superficies como Carrefour o El Corte Inglés o al pequeño comercio. La contradicción, para los autónomos, es evidente, por lo que consideran que es incompatible situarse en ambos bandos.

Hay que destacar que la s asociaciones u organizaciones de autónomos son el referente colectivo para miles de autónomos en España. Estas asociaciones nacen como necesidad de crear un referente que luche y defienda los intereses y derechos de este colectivo.

Por ello, estas organizaciones debe n diferenciar entre lo que es el pequeño comercio, con una clara vinculación con el entorno en el que se encuentra y el gran comercio, o las cadenas de distribución que representan un modelo deslocalizado. A partir de esta distinción, la apuesta por el pequeño comercio debe de partir de la idea de confrontarlo con el modelo imperante de las grandes distribuidoras, tanto aquellas que cuentan con tiendas físicas, como aquellas de comercio online , con el que compite de forma desigual.

De esta confrontación, entre modelos que representan valores opuestos, se extraen importantes ventajas que el pequeño comercio aporta a la sociedad.

Desde representar un modelo de distribución de la riqueza más justo, hasta contribuir en mayor medid a a la economía local, a la vida de barrio y al tránsito de los vecinos/as por las calles aportando mayor seguridad a las mismas.

Pero si hay que destacar algún beneficio, más en el momento en el que nos encontramos, es la contribución del pequeño comercio al empleo, dado que, para conseguir un mismo volumen de ventas, éste requiere considerablemente mayores necesidades en puestos de trabajo que en la gran ​distribución, siendo, generalmente, empleo de mayor calidad al estar más profesionalizado. Por tanto, este modelo cada vez más generalizado no genera puestos de trabajo, sino que los destruye al forzar el cierre de pequeños comercios con mayores requerimientos en puestos de trabajo. Esto sólo es solo una muestra de la gran distribución, siendo, generalmente, empleo de mayor calidad al estar más profesionalizado. Por tanto, este modelo cada vez más generalizado no genera puestos de trabajo, sino que los destruye al forzar el cierre de pequeños comercios con mayores requerimientos en puestos de trabajo.

Esto sólo es solo una muestra de la gran diferencia entre los intereses de una gran empresa y la de un autónomo, por lo que difícilmente se puede defender desde un mismo organismo los intereses de figuras tan opuestas.

Y es que no sólo eso, los autónomos venden y consumen productos y servicios de las grandes multinacionales que se encuentran dentro de la CEOE, por lo que qué ocurre si los trabajadores por cuenta propia no entran en su política de precios, distribución, etc. Los autónomos se llegan a plantear si están intentando desde esta integración de organizaciones, influir sobre la compra o consumo de los autónomos.

Otro ejemplo de incompatibilidad de ‘estar en misa y repicando’ de Lorenzo Amor es el polémico plazo de pago: no es la primera vez que los autónomos y pymes constatan que las grandes empresas utilizan recovecos legales para pagarles más tarde de lo que dicta la ley, como hizo visible la denuncia de la plataforma contra la morosidad (PMcM) con su denuncia sobre la nueva modalidad de ‘ confirming con anticipo obligatorio’ , que adoptaban las grandes empresas frente a los trabajadores por cuenta propia, obligándoles a aceptar la modalidad de confirming para poder cobrar.

Por todo lo dicho, el colectivo de autónomos siente que le puede salir muy caro a Lorenzo Amor su nuevo nombramiento, porque la credibilidad de ATA queda , con su ostentoso cargo, en entredicho.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: